CLUBBING CULTURE - Musica Electronica en Costa Rica

La legenda de Frankie Wilde…

Share Button

Ya viste “It’s all gone Pete Tong”??  traducida como La leyenda del DJ Frankie Wilde, es el segundo mockumentary a cargo de Michael Dowse.

Protagonizado por Paul Kaye, Beatriz Batarda, Kate Magowan, Mike Wilmot, Neil Maskell, Monica Maja, Ron Lloy Hugh Elliston, Dan Antopolski y Tim Plester entre otros, La leyenda del DJ Frankie Wilde cuenta la trágica vida del mundialmente famoso DJ Frankie Wilde. En forma de biografía, la historia nos lleva a través de la vida de Frankie desde sus alturas siendo uno de los mejores DJ’s vivos, a través de sus caídas en su posterior batalla con un trastorno acústico, culminando en su misteriosa desaparición de la escena.

Supuestamente basada en hechos verídicos, La leyenda del DJ Frankie Wilde es una entretenida película repleta de secuencias totalmente sacadas de quicio: con un inconmesurable Paul Kaye como principal protagonista, la película se divide en varios arcos argumentales que narran la forja de la leyenda y sus correspondientes excesos, su caída del estrellato como consecuencia de su pérdida auditiva y su efímero pero estelar regreso a las pistas de baile, gracias a su tesón e ingenio.

Ciertamente, La leyenda del DJ Frankie Wilde combina a la perfección la autoparodia con el género documental, elemento enfatizado por las constantes intervenciones a modo de entrevista de sus supuestos allegados, entre los cuales figuran nombres tan reputados en la escena internacional como Paul Van Dyk, DJ Tiesto, Carl Cox o Charlie Chester. A pesar de que la película de Michael Dowse focaliza buena parte de los excesos y, por tanto, sus secuencias más descabelladas, en el primer tercio de metraje, la propia personalidad del DJ interpretado por Paul Kaye no nos permite otra cosa que tomarnos este mockumentary como una mera broma, a pesar de la relativa seriedad de su tramo final.

Cabe destacar las constantes trifulcas entre Frankie Wilde y esa suerte de hurón gigante (o lo que sea) ataviado con un delantal rosa, metáfora de su adicción a las drogas y más que plausible parodia del conejo de Donnie Darko, amén de una poderosa banda sonora, muy acertada tanto en la elección de los temas como en su propio tratamiento, sobretodo si tenemos en cuenta que hablamos de un protagonista que no puede oir absolutamente nada durante dos tercios del metraje.

Terriblemente entrenida, La leyenda del DJ Frankie Wilde entremezcla con notable éxito el drama con la comedia, obteniendo con ello un ritmo armonioso que no deja apenas secuencias de relleno en su metraje, ni siquiera en un tramo final que, como decíamos, cambia radicalmente de tercio para convertirse en una curiosa historia de autosuperación, que sigue (relativamente) la misma línea de títulos como Trainspotting o Spun.